Ventajas de poner una cubierta a tu piscina

Llega el verano y el calor hace acto de presencia. Aquellos afortunados que pueden se irán a la playa, pero muchos disfrutarán de un buen chapuzón en su piscina. Tener una, del tipo que sea, es refrescante, cómodo y nos convierte automáticamente en la envidia del barrio. Además, las piscinas con cubierta automática cuentan con grandes ventajas. Si quieres conocerlas, sigue leyendo.

El agua siempre limpia

Sin dejar de lado un correcto tratado del agua, contar con una cubierta hace que el agua se mantenga limpia durante más tiempo. Al estar protegida del exterior, elementos que pueden enturbiar el agua, esporas de algas, polvo y demás, no tienen posibilidad alguna de entrar más allá de cuando está en uso. Además, el agua de lluvia no contribuirá a romper el equilibrio del pH y la evaporación no será tan efectiva, por lo que estarás ahorrando un poco de líquido elemento.

Garantiza una temperatura constante del agua

Las piscinas con cubierta automática permiten retener mejor el calor del sol. Usado en invierno puede permitirte más de un cálido chapuzón e incluso salvar algún que otro frío día de finales del verano. Además, puedes apoyar la cubierta con un calentador para que el agua no pierda ni un grado. Aunque es recomendable no usar demasiado el calentador por el gasto en energía que supone. Siempre es mejor idea dejar actuar a la naturaleza.

Ganas en seguridad

Si tienes niños seguro que más de una vez los habrás visto correteando cerca del borde. Con una cubierta evitarás sustos innecesarios. Las piscinas con cubierta automática evitan a la perfección que una persona se caiga al agua cuando no se está usando o cuando está vacía, lo cual puede llegar a ser peor, sobre todo si pensamos en personas mayores. Sin embargo, recuerda no olvidar echarle un ojo o dos a la piscina de vez en cuando.

Mejora estética

En algunos casos las cubiertas pueden ser personalizadas o de diseño. De esta manera le estarás dando un toque especial a tu casa y creando un espacio único que se distingue de los demás. No hay que recurrir a un plástico simplón que cubra toda la extensión de la piscina. Si tu bolsillo te lo permite puedes optar por algo con más estilo como un recubrimiento que sobresalga y le de ese toque distintivo que necesita para destacar.

La simplicidad de la automatización

Por regla general buscamos aquello que nos resulte cómodo y agradable de realizar. Colocar una cubierta en una piscina de manera manual puede ser una tarea engorrosa, una que nos haga arrepentirnos de haber instalado una dichosa piscina. Sin embargo, si es automática con presionar el mando controlador estarás preparándote para un baño o para despedirte hasta el siguiente. Así de fácil.

Conclusión

Como ves, las piscinas con cubierta automática cuentan con grandes ventajas. Desde al ahorro energético a la comodidad, estarás alargando la vida útil de tu piscina y ahorrándote algún dinero en mantenimiento. Si estabas dudoso, ahora no te debería quedar ninguna. ¿A qué esperas para disfrutar aún más de tu piscina?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *