reformas-hogar

Mejor época del año para hacer reformas en el hogar

Reformar la vivienda donde uno reside es imprescindible cada cierto tiempo. Conviene porque revaloriza nuestra propiedad y también porque eleva nuestro tono vital una vez que la reforma ha concluido; pero como en todo, hay una serie de cuestiones que conviene tener en cuenta a la hora de acometer un proceso de este tipo. Una de ellas es la cuestión temporal, que se trata de un asunto importante antes de empezar por existir una mejor época para hacer reformas en el hogar y también otras que no lo son tanto.

Descarta el verano y el mes de diciembre

A priori, la mejor época del año para acometer la reforma integral de la propia vivienda es aquella durante la que tenemos vacaciones. Si elegimos ese mes, dispondremos de más tiempo para supervisar los trabajos y reduciremos el gasto. Durante el tiempo que dure la reforma, eso hay que tenerlo claro, habrá que buscar otro sitio para vivir, y si hacemos coincidir ese periodo con nuestras vacaciones no duplicaremos el gasto de alquiler.

Si vas a reformar, planifica tus vacaciones de otro modo

Hay, eso sí, dos inconvenientes si queremos que nuestras vacaciones coincidan con la ejecución de las obras: no podremos elegir un lugar muy alejado de nuestro domicilio habitual lo deseable es que supervisemos los trabajos si lo que buscamos es no tener problemas con proveedores y evitar que las elevadas temperaturas perjudiquen el secado de cementos, yesos, pinturas y barnices.

Otra opción es elegir meses diferentes a los de verano para reformar y disfrutar también de nuestro mes de asueto. Diciembre también debe descartarse, porque tiene muchos festivos. Así, por tanto, si quieres reformar tu vivienda olvídate de las semanas comprendidas entre el 15 de julio y el 15 de septiembre y entre el 1 de diciembre y el 10 de enero.

Ten en cuenta que hay más trabajos que ejecutar aparte de la reforma en sí

Una reforma, además, es un proceso que consume mucho más tiempo que el que se dedica a la estricta ejecución de los trabajos. Como mínimo, deberás añadir a la duración prevista de estos -una vivienda convencional debería poder reformarse en menos de dos meses- un mes para elaborar un programa de necesidades, otro mes para pedir presupuestos y ver materiales y otro mes más para completar los trámites administrativos que puedan ser necesarios. Aproximadamente, hablaríamos de un periodo total entre cuatro y cinco meses. Teniendo en cuenta las limitaciones antes señaladas -descartamos el verano, diciembre entero y la primera quincena de enero-, la época idónea para acometer una reforma con empresas como Barcelona Reformas (http://barcelonareformas.com/cocinas/) es el primer semestre.

Programa entonces tus vacaciones durante ese periodo. Mayo y junio, con más horas de luz pero temperaturas no excesivamente elevadas, son meses ideales para que tu empresa de confianza acometa los trabajos; los meses que van desde la segunda quincena de enero hasta finales de abril son idóneos para que completes todas las tareas previas a la reforma. Nosotros estamos a tu disposición para conseguir juntos que esa reforma integral con la que sueñas sea justo tal y como imaginas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *