Factores que indican que sufrimos la enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie se conoce así por el cirujano de origen francés, François Gigot Le Peyronie, que fue uno de los primeros en detectar la ahora llamada enfermedad de la Peyronie. Esta enfermedad también se conoce como induración plástica del pene, ya que se produce una placa fibrosa en una de las paredes del pene que causa una curvatura anormal de este cuándo se produce la erección, además de un dolor agudo. Además del dolor, es probable que sea imposible la práctica normal del acto sexual en los afectados.

Si encuentras una ligera curvatura en tu pene no debes porque alarmarte, ya que esto es algo totalmente normal y muchos hombres la tienen. De hecho, es probable que tus relaciones sexuales sean más placenteras tanto para ti como para tu pareja. La enfermedad de la que hablamos en este artículo consiste en una curvatura exagerada y que causa dolor al afectado. Además, presenta varios grados que tienen que ver a de más a menos inclinación. Por eso, para evitar sorpresas, lo mejor es que ante cualquier sospecha que tengas vayas a un médico especialista para que te realice un chequeo y verifique tu estado de salud, de esta forma también podemos prevenir otras enfermedades.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de la Peyronie?

Pese a que hay casos en los que los médicos no han encontrado la causa por la que esta enfermedad ha aparecido en sus pacientes, hay dos causas que se suelen repetir en los diagnósticos.

Traumatismo en el pene

Si el pene ha sufrido un duro golpe y se ha doblado, mientras estaba erecto, es posible que la placa de la que hablábamos antes se desarrolle en la parte que se ha doblado, ya que puede haber una pequeña hemorragia interna. Si no se tratase a tiempo esta placa iría creciendo hasta desembocar en la enfermedad de Peyronie.

Defecto genético

En algunos casos, es un defecto que presentan los hombres de una misma familia, y que puede presentar síntomas desde muy joven. Lo positivo es que, si se sabe que existe este defecto en la familia, el joven puede estar vigilado y prevenir al máximo para evitar que la enfermedad se desarrolle completamente.

Prevención y tratamiento

Pese a los avances, por desgracia, no hay una solución 100% efectiva para prevenir ni para tratar esta enfermedad, depende mucho del paciente y de la gravedad. Lo que si es cierto es que, si tomamos precauciones, no tenemos por qué preocuparnos de que se nos agrave. Para prevenir esto se recomienda:

-Tener cuidado al tener relaciones sexuales y no recibir golpes.

-No dormir boca abajo y evitar ropa muy ceñida.

-Realizar revisiones periódicas y hacer caso a los consejos del médico.

-Tomar suplementos de vitamina E.

Para el paciente que ya sufre esta enfermedad hay varias opciones para tratarse en función de la gravedad que presenta:

-Tratarse con Vitamina E. Es posible que solo se necesiten unos suplementos para corregir el problema.

-Extensores, radiación o químicos. Estos solo se deben tener en cuenta mediante prescripción médica.

-Cirugía. Esta debe ser la última opción para el paciente por el riesgo que implica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *