Cómo prepararse para ser un chef de alto prestigio

Dentro de la cultura de cualquier sociedad, la cocina ha tenido y tendrá siempre reservado un puesto de honor. Pero la gastronomía no es solo una cuestión de patrimonio cultural. Bien entendida, el arte culinario es una vía hacia los sentidos a través del paladar, una autopista del disfrute integral, un pozo de salud y una fuente de creatividad pura.

Vocación y pasión por los fogones

Desde esta perspectiva, la profesión de chef es cuando menos una ciencia social digna de ser impartida en los centros de enseñanza superior. De hecho, además de los clásicos módulos de formación profesional de cocina, existen programas de grado y posgrado en Ciencias Gastronómicas y Culinarias muy interesantes (como los ofrecidos en Euskadi).

La importancia de la formación

Pero como las casas nunca han podido empezar a construirse por el tejado, tenemos que adquirir una serie de conocimientos básicos antes de poder emular a Adriá. Está claro que no podemos pasar por Harvard o intentar aplicar las leyes de la física en los platos sin haber superado antes el examen para el título de manipulador de alimentos.

Además de los títulos imprescindibles para trabajar en una cocina, el camino para llegar a ser un chef de prestigio está plagado de cursos específicos y diplomas especiales. La formación online también es una opción muy recomendable para abrir el abanico de posibilidades profesionales, ya que estudiar a distancia te ofrece la posibilidad de acceder a programas internacionales de nivel (como los de la Federación Culinaria Americana).

La experiencia es el camino

La formación es solo parte del camino para llegar a ser un chef merecedor de una estrella Michelin (o más de una). Lo dicen los mejores cocineros del mundo y lo muestran los programas televisivos sobre el tema: además de la teoría, tendrás que echar horas y horas practicando entre fogones. Eso sí, no debes ser vanidoso. Conviene que asumas que deberás comenzar desde abajo para ser un verdadero crack, y que el éxito lo alcanzarás pasando por todos los niveles, incluido el de ayudante de cocina.

Lo ideal es que aproveches los periodos de prácticas propios de los programas educativos, conectando los conocimientos teóricos y el aprendizaje continuado con la experiencia directa en la cocina de los restaurantes de la zona. La cuestión es que trabajes duro y observes a los mejores. Como en cualquier otro arte, la maestría culinaria la alcanzamos tras años de esfuerzo, subiendo peldaños en el nivel de ejecución y arriesgando.

Vivir la gastronomía cada día

Una formación equilibrada basada en la teoría y en la práctica es más que suficiente para llegar a ser un chef de alto prestigio, pero para brillar con luz propia tendrás que hacer algo más. Tienes que amar la cocina, vivir la gastronomía cada día, buscar lo último en las revistas especializadas, frecuentar restaurantes de calidad para ver qué se cuece, investigar como un científico culinario, experimentar con los alimentos aunque sea en casa, dar rienda suelta a la imaginación y potenciar la creatividad.

Teniendo todo esto en cuenta, lograrás ser una figura importante trabajando en lo que más te gusta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *